Animitas, culto urbano a la muerte

©2011. Keith Dannemiller

Este fin de semana hice un pequeño viaje, y no pude dejar de fijarme que al costado del camino había varias animitas. Y aunque las he visto un millón de veces, me pregunté cuál sería el significado de estas “casitas” que son tan típicas de nuestro país. Les cuento lo que aprendí:

Estas construcciones o verdaderos (y curiosos) mausoleos populares son una mezcla de religión y creencias paganas arraigadas a nuestro pueblo. Auténtico patrimonio de nuestro país. Se hacen en lugares donde ha ocurrido una muerte especialmente inesperada y trágica. La palabra “animita” se refiere a “alma” y es precisamente esto lo que se cree que queda: la persona (cuerpo) quizá está enterrada en otro lugar, sin embargo dado las circunstancias (generalmente terribles) de su “mala muerte”, se cree que su alma permanece en el lugar del deceso. La creencia popular dice que estas almas tienen la facultad de conceder favores, es por esto que se les construye mini santuarios, o animitas (ojo que esta palabra es usada sólo en Chile, no se usa en otros países), la que se arregla con flores, velas o lo que sea ad-hoc al difunto. Algunas animitas se consideran prácticamente santos paganos, habiendo algunas realmente famosas.

Algunos ejemplos: “Romualdito” en Estación Central es el más famoso. Existen varias historias en relación a él, como que era un niño que fue violado y asesinado, que era un enfermo de tuberculosis que fue asaltado y muerto, y la “versión oficial” que dice “Romualdito” fue un mecánico de 41 años llamado Romualdo Ivanni Sambelli, chileno de origen italiano, soltero e hijo de Juan y Herminia, asaltado por delincuentes y asesinado de una certera estocada al corazón a las 20:30 horas del martes 8 de agosto de 1933. No hay registros de que se estuviera tratando de tuberculosis. La Animita de Serafín Rodriguez, en Valdivia: Este hombre habría dado su vida a cambio de la de su hermano, quien en una riña se convirtió en asesino. El Tribunal lo condenó a pena de muerte… pero su hermano Serafín, se echó la culpa, ya que él no tenía hijos como su hermano y fue así como el hermano inocente se sacrificó y fue quien recibió tan atroz castigo (fusilamiento). Aunque hay otras versiones que dicen que ambos hermanos fueron homicidas y que sólo Serafín enfrentó el fusilamiento por ser mayor de edad….

Bueno y así siguen y siguen las historias. Quizá nunca sabremos las reales historias de estas personas… pero importa realmente? Creo que las creencias populares siempre serán más fuertes.

¿Conocen alguna otra historia de animitas?

Loading Facebook Comments ...

Be the first to comment

Deja tu opinión...