Alexander McQueen, El niño terrible de la Moda

alexander

alexander

A los 16 años, Alexander McQueen, decidió dejar la escuela. Ya tenía completamente claro que su vida sería la moda y que estaba destinado a revolucionar al mundo de la alta costura con un estilo brutalmente audaz y a la vez elegante y conmovedor.

En una carrera corta e intensa, dejo al mundo con la boca abierta tras ganar en 1996 el premio al mejor diseñador del año. Tan sólo dos años después de haber egresado del St. Martins College of Art & Design de Londres, superando a contemporáneos de la moda como Stella McCartney y John Galliano. MacQueen  se destacó en el circuito gracias a su extravagante talento, que lo llevo, en poco tiempo, a crear su propia marca y a  suceder a Galliano como cabeza diseñar de Givenchy.

La alta costura por primera vez tenía entre sus filas al “enfant terrible de la moda”, como era llamado por la prensa, debido a su juventud y diseños provocadores. McQueen no superaba los 35 años y ya había vendido su marca al imperio Gucci, coronando así su reinado en la moda.

Finalmente y tras una intensa carrera en las pasarelas del mundo y vistiendo a estrellas de la Música, la monarquía y el cine, Alexander McQueen  fue encontrado muerto  el 11 de febrero de 2010. Se había suicidado a los 40 años debido a la depresión que lo aquejaba tras la muerte de su madre.

McQueen se llevo consigo una extraordinaria época en la moda, pero en la historia queda plasmada su brillante creatividad, su maestría técnica – alabada por sus pares – y por sobre todo, sus diseños transgresores que fueron una bofetada para la alta costura mundial y que día a día hacen más grande su nombre y su imperio póstumo de la moda.